Si hay una cosa buena que nos ha traído todo esto del Coronavirus, ha sido, sin duda, la profusión de partidas de rol, tanto en vivo como en mesa, que han surgido. Y esto ha llevado un paso más allá el formato on-line, con el que ya se estaba explorando desde algunas comunidades.

Como ya os conté en un post anterior, han ido surgiendo algunas iniciativas de crear vivos online, tanto con como sin master, que han ido explorando los límites del sistema. Algunos de los cuáles, como el que voy a reseñar hoy, los podéis encontrar y jugar desde nuestra web.

Hoy vengo a hablaros del último vivo que han escrito Janire Roldán y Manel Brull y que han tenido a bien publicar desde Gorgona, lo que les agradecemos de corazón, ya que es un vivazo.

Así que no me entretengo más con la introducción y paso a la reseña, que sé que es lo que os importa.

Datos del vivo

Título: En Tiempos de Coronavirus

Nº de jugadores: 5

Tipo de juego: Vivo de humor, on-line, sin master.

Tiempo: Unas 2 horas de juego (más una reunión preparatoria)

Temática: Vampírica (pero no Mundo de Tinieblas)

Play to Mortadelo:

Quiero comenzar la reseña con esta expresión, que acuñó José Fabregat en la charla postvivo con los organizadores. Y es que define a la perfección el estilo de juego que plantean Janire y Manel en todos los vivos que organizan. Lo pudimos ver en anteriores eventos que hemos jugado suyos como Reunión de Vecinos o La Herencia del Abuelo Pedro.

Y es que los autores buscan con sus vivos explorar el humor, un tema que muchas veces dejamos aparcado, sobre todo en los vivos puramente interpretativos, pero que es un género en sí mismo que merecería la pena explorar en más profundidad. Y dentro del humor, juegan a llegar al absurdo, muy en la línea de las películas de Berlanga, o los cómics de Mortadelo.

Así que, si quieres jugar este vivo, ten en cuenta que ese es el tono. No es jugar a ganar, ni jugar a perder, es jugar a crear el absurdo. Un absurdo que se construye entre todos, desde las historias de los personajes a la manera de interactuar durante el evento. Así que, abraza el lado más humorístico que tengas, y llévalo al extremo. En definitiva, play to Mortadelo.

Cómo funciona:

Como hemos comentado, es un vivo que no requiere de un máster u organizador. Así podéis descargaros todo lo necesario para jugar de la carpeta que podéis encontrar en nuestra web. Lo primero es leerse el documento de diseño todos los jugadores, y hacer el test que te da una pista de qué vampiro (del 1 al 5) serías.

Nosotros tuvimos mucha suerte y a cada uno de los participantes nos tocó uno distinto, así que no tuvimos que negociar. Pero en caso de empate, os recomendamos hablar entre todos para repartirlos. Lo único que tenéis que tener en cuenta es que el Vampiro 1 es el jefe del nido y, por tanto, tiene algo más de responsabilidad a la hora de marcar los ritmos del juego.

Una vez repartidos, cada uno lee sólo su ficha de personaje. Es un vivo que tiene secretos, pero a la vez te deja margen para crear el personaje como quieras siguiendo las líneas que te da. Usa un poco el sistema de “fleshing the skeleton“definido por Mo Holkar. Es decir, te dan unas guías, y tú decides el resto. Una técnica también usada en el vivo del Ministerio del Tiempo reseñado anteriormente.

En este caso, te dan unos hechos que marcarán las relaciones con otros personajes, y tú creas al vampiro: de qué época proviene, su nombre, edad, qué fachada pública tiene… Y luego con el resto de jugadores en priado acabas de afinar los detalles de esas tramas esbozadas.

El siguiente paso se puede hacer por chat pero es mejor una reunión rápida. Una vez cada uno tiene su pj definido, se decide entre todos el negocio que regentáis, los cargos que ostenta cada uno y demás detalles de la vida en común del nido. Y, una vez acabado esto, estáis listos para jugar.

El vivo en sí funciona con una videoconferencia entre los cinco vampiros del vivo, ya que vuestros antiguos os piden que reconvirtáis el negocio para adaptaros a las restricciones que está marcando el gobierno. El vampiro 1 dirige la reunión en base a un cuestionario (enlazado en su ficha), con lo que los antiguos quieren que contestéis. Así se fomenta el debate y que vayan saliendo las historias interpersonales. El vivo va contrarreloj, así que hay que mantener un ritmo equilibrado entre contestar las cosas y crear el humor absurdo en base a los pjs.

2b2599f2-38b3-4bac-80b5-a8becc280975
Un momento del juego mientras los organizadores (presentes al ser el testeo), nos miran comiendo palomitas. Captura de pantalla realizada por Elena Cacahuete.

Opinión Personal:

Un vivo divertidísimo, hasta el punto de tenerme que salir de cámara porque no podía aguantarme las risas. Acabas de jugar con la sensación de haber pasado muy buen rato, y comentar las jugadas después va a dar para mucha, pero mucha diversión.

Yo llevé a Leonor de Aguilera, una vampiro decimonónica, romántica (ella sólo quería haber muerto tuberculosa y bella), de clase alta que no había movido un dedo en su vida, y no estaba dispuesta a hacerlo. La vampiro más vaga que os podáis imaginar. Había hecho un chiquillo solo para que la sirviera, y no se había preocupado ni de aprenderse su nombre. Éste, para evitarla, le había comprado un Alexa… Y esto es lo que creé sobre una ficha que no definía nada excepto que no le gustaba mover un dedo.

Así que os recomiendo que os busquéis cuatro amigos más y probéis este rev, que os va dar una experiencia divertida, absurda, y que os va a sacar una sonrisa en unos tiempos que casi todos nuestros eventos favoritos se están cancelando.

Pero experiencias como éstas (y otras que reseñaré próximamente), nos demuestran lo creativo que es nuestro hobby, y las barreras que se pueden ir destruyendo con voluntad por parte de todos. Estoy muy contenta de ver como el vivo on-line (antes reducido a grupos muy concretos y todo lo que había visto yo hasta ahora en inglés), se convierte en algo más aceptado. Porque así las distancias se hacen más cortas, algo necesario en estos tiempos de aislamiento en lo que nos encontramos.

En definitiva, disfrutad del humor. Disfrutad del “play to Mortadelo”.

109344732_10157546632207358_2625809712406533695_o
Leonor de Aguilera momentos antes de comenzar la reunión. Fotografo: Mirella Machancoses.